• Cambia el color

Señales de un abogado en potencia

Cuando decidimos estudiar alguna carrera normalmente identificamos ciertas aptitudes que podrían indicarnos en qué seríamos buenos. Lo más probable es que muchas veces esas habilidades las determinen terceros; sin embargo, si has pensado en algún momento estudiar la carrera de derecho, aquí te dejamos algunos indicios que podrían indicarte que eres un abogado en potencia.

Sueles discutir

Si eres de las personas que les gusta  entablar discusiones en temas diversos como quién es el mejor futbolista, cuál es la mejor marca de perfume, por qué una decisión es más apropiada que otra, etc. Podrías ser un buen abogado. Normalmente en cualquier tipo de discusión exponemos los argumentos que consideramos válidos y que respaldan nuestra posición. Los abogados argumentan constantemente ya sea con la parte contraria, con otros abogados, con los jueces y tribunales, con las compañías, funcionarios, etc. Así que si te gusta una buena discusión bien argumentada, el derecho puede ser lo tuyo.

Te gusta escribir

Los abogados están continuamente redactando alegaciones, contratos, recursos, solicitudes y muchos otros documentos durante todo el año. Si eres bueno escribiendo y sobre todo si te gusta hacerlo podrías explotar esta cualidad en la carrera de Derecho.

Adicto al trabajo

Muchos abogados son adictos a su trabajo. Para ser un buen abogado debes tener en cuenta que en el camino será necesario asumir algunos sacrificios, entre ellos, perderte ciertos compromisos o reuniones ya que tu trabajo muchas veces demandará tiempo que excederá el horario laboral habitual. Lo importante es que cuando te apasiona lo que haces, este tipo de circunstancias no se transforman en incomodidades, por el contrario, son oportunidades para seguir aprendiendo y contribuyendo al crecimiento personal.

Eres buen negociador

Los abogados negocian constantemente. Para ser un buen abogado debes considerar a la negociación como parte importante de tu trabajo. En diferentes oportunidades el abogado tendrá que verse envuelto en ella para evitar procedimientos más largos y lesivos a la parte que él representará.

Eres persuasivo

Algunas personas tienen una gran facilidad para convencer a otras. Quizás conozcamos a amigos que solían convencer a sus  papás para que les den permiso o a sus enamorado(a)s para ir donde ellos preferían ir ¿Cuántos hemos visto aquellas películas en las que el profesional de esta carrera expone ante el jurado los argumentos que respaldan su postura o conclusiones? Muchas de ellas son notables e inspiradoras. El abogado en este y otros procedimientos deberá hacer gala de este talento e ir perfeccionándolo con el pasar del tiempo, ya que persuadir a sus receptores de que la posición que él defiende es la correcta es parte esencial de su trabajo.

Capacidad de organización

Los abogados suelen acudir a diferentes instancias para cumplir con su trabajo. Oficinas, juzgados, entidades públicas, instituciones privadas, etc. Además, cuentan con un largo listado de documentos muy importantes propios de su labor. Entre reuniones, citas y papeles, tú como futuro abogado deberás organizar tus tiempos y espacios para cumplir con tus responsabilidades. Por lo tanto, si eres una de aquellas personas que se organizan muy bien con sus pendientes, tienes una cualidad que todo abogado debe de contar al momento de estructurar el desarrollo de su trabajo.

Eres persistente

Si eres de los tercazos que van contra todo y todos en búsqueda de conseguir lo que se propusieron como metas, quizás podrías ser un gran abogado.

Como en todas las profesiones y circunstancias en las que estemos ante un objetivo en la vida, el ser humano y en este caso, el abogado, debe ser persistente. Es necesario que sepas que habrán días en los que la adversidad pueda presentarse en tu camino; sin embargo, la persistencia por lograr lo anhelado será  determinante para que esta eventualidad se instaure o sea un simple visitante.

Eres paciente

En esta profesión deberás ser muy paciente. Por lo general, entre juzgados y tribunales transcurre una parte importante del tiempo de un abogado. Muchas documentaciones, resoluciones o declaraciones pueden demorar más de lo previsto, incluso habrán ocasiones en las que las respuestas que pretendes obtener demoren semanas o meses. Algunos juicios duran años y todo esto podría causar estrés que afectaría a cualquier persona que no se encuentra preparada para esta labor, por lo tanto, si piensas convertirte en un abogado cuenta con la paciencia como apoyo recurrente.

Ya sabes, si posees algunas de estas cualidades podrías explotarlas en la carrera de Derecho. Y si quieres más información dale click aquí para que te sigas informando acerca de esta gran profesión.

Agrega tu comentario

¿Quieres un avatar?

Control Anti-spam

Escribe la palabra de la imagen en el campo de texto


Recargar

SÍGUENOS EN:
DUDAS VOCACIONALES



Consumo de PHP: 39.39MB | Base de datos: 75 consultas | Tiempo de carga: 0,831 segundos.